Un nuevo jubilado agradece a Yanina Giménez y a todos los “buenos empleados de la ANSES”

Se trata de Hugo Petit quien, tras recibir una atención satisfactoria en la ANSES de calle 9 para iniciar el trámite jubilatorio, decidió compartir sus palabras de agradecimiento con la Agencia de La Calle. Compartimos su carta.

“Uno se jubila una sóla vez en la vida. Ese momento, que para algunos es bastante traumático, debería ser acompañado por toda una estructura estatal que haga sentir menos pesada la carga emocional que representa.

He oído muchas veces críticas hacia la atención en la Anses de La Plata. Pero, hoy me tocó el turno de la primera entrevista, con miras a obtener mi beneficio jubilatorio durante este 2016, en que cumpliré mis primeros 65 años.

Busqué los requisitos en una página del organismo oficial que lo explica todo. Bajé mi historia laboral, en la que (era previsible) faltaba casi todo. Digo previsible por varias razones. Como soy extranjero, y trabajé desde los 14 años, era casi imposible que en los registros oficiales figuraran mis 50 años de trabajo.
Previendo esa situación, fui munido de todos los recibos de sueldo que había guardado prolijamente, por empresa, durante toda mi vida laboral.

Y cuando me tocó el turno, tuve la satisfacción de haber sido atendido con excelente predisposición por Yanina Giménez. Aclaro que no la conozco, nI es conocida de ninguno de mis conocidos. Tampoco le llevé bombones ni masitas ni sanguchitos.
Con total buena predisposición, fue averiguando todo lo que yo le transmitía.

“Soy extranjero, viví toda mi vida en Argentina, pero sigo siendo de nacionalidad uruguaya. Este país es tan generoso que nunca me obligó a nacionalizarme para poder trabajar. Pero, como las legislaciones fueron cambiando a través de estos 50 años, yo tengo diferentes documentos de identidad.
El primero de ellos era una Cédula que otorgaba la Provincia de Buenos Aires.
El segundo era una Cédula de Identidad emanada de la Policía Federal.
El tercero un CUIL o CUIT que se otorgaba a los extranjeros que no tenía relación con un documento de identidad, pués no existía el DNI para extranjeros.
Y el último, finalmente, el CUIT que se incorporó cuando aparecieron los DNI para extranjeros.”
Lo que se puede decir, todo un bolonqui.

Yanina observó uno a uno todas las decenas de recibos de sueldos que había atesorado durante estos 50 años. Sólo me dijo, con sonrisa explicable, que iba a tener mucho trabajo para foliar tamaña cantidad de recibos.
La eficaz empleada buscó en el sistema mis documentos de identidad, y luego armó lo que va a ser este expediente con total paciencia. Para mayor comprensión de la asesoría legal, anotó todos los datos de los documentos que le referí. Y, finalmente, me entregó el comprobante de la iniciación del trámite.

Así pude acreditar y poner a disposición del organismo para que lo audite, más de 15 años trabajados en relación de dependencia en empresas que no en todos los casos tuvieron la prolijidad necesaria.

Me imagino que muchas personas deben tener grandes problemas a la hora de acreditar sus años trabajados.
Todo este espiche tiene 2 objetivos:
1) Transmitirles a los jóvenes que ni piensan en que alguna vez necesitarán jubilarse, que deben guardar prolijamente la totalidad de los recibos de sueldos que les entregue su empleador. Muchas veces esos empresarios no ingresan los aportes al sistema de previsión y con esos documentos podrán acreditar su trabajo el día que les toque jubilarse. Y
2) Agradecer a Yanina Giménez, y en ella a todos los buenos empleados con que cuenta la Anses, por atender con calidez y eficiencia a quienes deben pasar por esta experiencia”.

Un comentario

  1. Anónimo

    Con mucho menos inconvenientes, pues soy argentino nativo, también mi trámite jubilatorio, iniciado en ANSES Villa Urquiza fue muy fluido. Todos mis aportes ya constaban en los registros del Anses al momento de iniciar el trámite. Pese a que también yo había guardado cuidadosamente cada recibo de suelto de mis múltiples ocupaciones, no fue necesario presentar ni uno de ellos. Por ser docente de la Ciudad de Buenos Aires, debí hacer un trámite previo, fuera de la ANSES. Ese si, fue bastante largo y tortuoso, con giros inesperados que demoraron la comprobación de mis antecedentes, que no se validaban con la presentación de recibos. Lo único que prolongó la duración de mi trámite una vez ingresada la documentación a la ANSES, fue la moratoria previsional lanzada hacia septiembre de 2014, que atosigó la tarea de la administración. Todo lo demás fue ordenado y sin inconvenientes. La atención en las oficinas de la ANSES a las que concurrí nunca me sometió a largas esperas y siempre fue cordial. A veces algo impersonal, otras con sonrisas y muy buena onda. NUNCA HOSCA, DE MAL HUMOR NI MUCHO MENOS DISPLICENTE O AUTORITARIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s