Infome sobre el impacto económico de la inundación del 2 de abril de 2013

Por Asambleas de Inundados La Plata 
INFORME DE IMPACTO ECONÓMICO DE LAS INUNDACIONES DEL 2 DE ABRIL DEL 2013, A 3 AÑOS
La Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata, a través de su Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS) realizó una encuesta con el objeto de medir variables socio-económicas afectadas por la inundación. El levantamiento de datos se realizó durante los días 27 y 28 de abril y 4 y 5 de mayo del 2013. Los encuestadores y coordinadores fueron estudiantes avanzados de las carreras de FCE e investigadores del CEDLAS respectivamente.
La encuesta fue representativa del Partido de La Plata. Berisso y Ensenada no fueron encuestados por temas de costos y disponibilidad de recursos humanos. El relevamiento arroja que el 34,7% de los hogares fueron afectados directamente, ya sea porque entró agua en la vivienda, sufrieron daños en vehículos o en lugares de trabajo. Esto equivale a 78.631 hogares. El 15,8% de los hogares afectados tenían hijos menores (menores de cinco años). En términos de cómo fueron afectados los hogares, la mayor parte de los mismos tuvo agua en su vivienda. Los mismos alcanzan un total 57.233 lo que representa el 79,5% de los hogares que fueron afectados directamente o un 27,57% de los hogares totales del partido.
La altura del agua promedio que entró en los hogares es de 48cm. Un 21,17% de los damnificados sufrió pérdidas en sus comercios, ya sea de instalaciones o de mercadería. La pérdida monetaria promedio alcanzó los $11.567, a precios del 2016
Más de la mitad de los hogares afectados (56,87%) sufrieron pérdidas totales o parciales de electrodomésticos, con un valor estimado promedio (siempre a precios del 2016) de $22.614. Un 75% de los hogares damnificados registraron daños en mobiliario, con un promedio de $55.910. Aproximadamente un 80% de los hogares vieron afectadas sus instalaciones, con una pérdida promedio de $26.075. 48% de los hogares reportaron ropa y calzado dañado o inutilizado por un monto promedio actualizado a 2016, de $10.153. Finalmente el 44% de los hogares tuvieron pérdidas de alimentos por $3.244.
Otro dato relevado busca cuantificar el gasto en salud en el que incurrieron los hogares, tanto los damnificados como los que no lo fueron como consecuencia de las inundaciones. En términos de hogares afectados, un 26% de los mismos debió incurrir en gastos relacionados con el sector salud (consultas, medicamentos, etc.) por un promedio de $1.468. Para los hogares no directamente damnificados, estas proporciones se reducen al 7.6% y $1.028 respectivamente.
Las pérdidas totales en bienes alcanzan un piso de $7.671 millones. Esto representa un piso al que hay que agregarle días laborales y escolares perdidos e incidencia de enfermedades.
Si se consideran los días de clase perdidos, el porcentaje es similar para los hogares afectados vs. los no afectados. Un 71% y 69% reportan 5.9 y 5.2 días de clase perdidos.
El 40% de todos los hogares encuestados vieron afectado su lugar de trabajo.
La cantidad promedio de días sin servicios públicos para los hogares afectados alcanzan 3.35.
Un dato interesante que permite dar cuenta de la gravedad del fenómeno es el hecho de que el 72,8% de los hogares afectados nunca había registrado inundaciones en el pasado.
Aspectos distributivos
Un segundo punto interesante del estudio es que nos permitió estimar el impacto que la inundación tuvo en los distintos estratos de la distribución del ingreso, tal y como lo muestra el siguiente cuadro
Lo que se observa es que si bien, en general, el impacto fue mayor en los hogares de más altos ingresos, lo cual es lógico, porque tenían más bienes materiales que resultaron afectados, el decil 1, correspondiente al 10% más pobre de los hogares, sufrió un daño equivalente a más de 20 veces su ingreso mensual, por lo que resulto el grupo más vulnerable comparativamente
Conclusiones
Resulta fundamental computar el costo económico de inundaciones como la que golpeo a la Ciudad de La Plata y en general de siniestros que pueden ser evitados o atemperados con alguna inversión en infraestructura, puesto que es preciso cotejar esos números con los
gastos necesarios para construir las obras, a los efectos de ver sui estas se justifican
En el caso particular de La Plata, las obras enunciadas por el “Estudio de la cuenca del arroyo Del Gato”, encarado por la Universidad Nacional, contemplaban inversiones de 770 millones de pesos en 2010, que inflación mediante asciende en la actualidad a $3.100 millones, mientras que los daños directos por la inundación ascendieron a 7.671 millones de pesos
Pero además es importante evaluar los daños para poder compensar a los vecinos mediante subsidios. Es difícil obviamente encontrar una metodología justa para asignar esas compensaciones, pero es fundamental determinar el monto total al que deben ascender y en este sentido el cálculo de la Universidad aporta elementos para obtener ese numero
Por supuesto este cálculo determina un piso de compensaciones, puesto que hay otras perdidas no monetarias que el estudio encontró como por ejemplo el hecho de que aumentó un 15% la probabilidad de sufrir estrés pos traumático en los vecinos por culpa de la inundación. Y ni hablar de las pérdidas de vidas para las que nunca alcanzará ninguna compensación económica
Contribución del economista Martín Tetaz al acto de las Asambleas de Inundados – La Plata leído en el acto del 2 de abril de 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s