El Arroyo: una comunidad autogestiva que resiste el desmonte en la Selva Marginal

Se trata de un grupo de ciudadanos que se adentra en el monte de Berisso para realizar acciones vinculadas con la lucha por la tierra. Particularmente resisten el desmonte voraz que desde hace años viene sufriendo la zona. Pero también se abocan a distintas actividades productivas amigables con el entorno, y a soludarizarse con otras causas vinculadas.

Agencia de la Calle entrevistó a Maximiliano Lanusse, uno de los integrantes de la comunidad.

ESCUCHAR


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Así se presenta la comunidad en su página de facebook…

 

Comunidad El Arroyo

Como todo proyecto libre, gestado por asociaciones libres, el dinamismo se visibiliza, tanto en sus componentes como en su trayecto y sus objetivos.

Nuestro colectivo no ha cambiado su paradigma, mas bien, lo ha enriquecido.

Nuestra posición frente a la lucha por la Tierra sigue firme y más activa que nunca:

Seremos parte de la resistencia frente al avance ecocida del “progreso”.

La recuperación de tierras es una meta indispensable en el camino hacia la libertad. Ante la propiedad privada proponemos la “propiedad comunitaria”, la colectivización de la tierra. No como un recurso capitalista, sino como fuente generadora de vida; entendiendo y respetando el entorno natural, adaptándonos a sus ciclos y usando las herramientas necesarias para ser coherentes entre medios y fines.
A lo largo de la historia de la región, el monte ribereño ha sido amenazado y dañado por el constante avance del sistema capitalista y el desarrollo industrial (originados en un paradigma antropocentrico) . Los megaproyectos gestados sobre el monte ribereño trajeron consecuencias tales como la contaminación y la erosión del territorio en toda su extensión . Ante dicha problemática se alza nuestra lucha para la cual proponemos los siguientes ejes principales: la producción armoniosa con el monte, la conservación del mismo y la socialización y difusión de nuestras acciones y otras afines a la lucha por la tierra.
Propugnamos una producción amigable con nuestro entorno natural, basada en una relación armoniosa con la Tierra y sus habitantes. Lo obtenido en dichas actividades será destinado al mantenimiento del espacio constituido (practicando así la autogestión) y también, destinando en parte a espacios afines que los necesiten, alentando la solidaridad y el apoyo mutuo como herramientas fundamentales para el cambio social y paradigmático.
Nuestro objetivo respecto a la conservación, es recuperar, bajo distintos métodos y acciones, la diversidad del humedal y todas las áreas, restaurar de la mejor forma lo dañado y proteger lo que está en peligro.
Respecto a la socialización y difusión abordaremos al espacio como un centro de socialización de saberes, intercambiando herramientas intelectuales y pragmáticas para el desarrollo relacional entre las personas y la Tierra. También seguiremos socializando la problemática y propagando la resistencia contra el desmonte, luchando siempre por la tierra y por la Tierra, contra el avance del capital.

El conflicto:

Desde hace una década, los productores ribereños vienen luchando contra el desalojo de las tierras que ocupan desde hace ya 3 generaciones.
En el año 2010 se pone en marcha el proyecto del terraplén costero, una mega obra que
promete proteger a la ciudad de los asotes del rio. Este proyecto fraudulento, que dejó mas
desastres (inundaciones, contaminación, destrucción de quintas y producción, etc) que
beneficios, fue una excusa del estado municipal para poder expropiar y, posteriormente relle-
-nar las tierras del monte con el fin de incluirlas en negocios inmobiliarios privados.
La intervención de asambleas vecinales autónomas, logro salvar mas de 300 hectáreas de monte y le causó la perdida de un negocio millonario al intendente y su séquito de corruptos.
A finales del mismo año se abre paso un nuevo mega proyecto: La creación de una terminal
porta contenedores en el puerto de La Plata:
Esta mega obra ya destruyó mas de 200 hectáreas en las ciudades de Berisso y Ensenada.
El aparato político y económico que sustenta esta depredación es mucho mas poderoso que
el del terraplén. Para llevarlo a cavo se unen capitales transnacionales, y los estados nacional, provincial y municipal (cada uno buscando su tajada económica).
La obra fue marketinizada con la promesa de 6000 fuentes de empleo (cifra que ya fue
desmentida por el mismo poder politico y reducida a tan solo 150 fuentes de empleo).
El relleno de mas de 100 hectáreas de monte con barros contaminados sin tratar, sumado a el vertimiento de agua salada sobre los canales, generaron un impacto ambiental que puso tanto al monte ribereño como a las ciudades aledañas en estado de emergencia. Asi y todo las obras
continúan y la clase política sigue aplaudiendose a si misma promulgando este ecocidio como progreso y desarrollo.
Ante esto era inminente la organización para la acción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s