Malestar por las gestiones en seguridad del municipio y la provincia

-Por Asamblea Vecinal Barrio Norte-

Nuevamente, con una gran asistencia de vecinos, nos reunimos en Barrio Norte. Esta vez fue en la esquina de 9 y 33, lugar histórico donde nació nuestra Asamblea Vecinal Barrio Norte hace quince años.

En primer lugar se hizo una evaluación sobre la marcha de los compromisos asumidos por la Secretaría de Seguridad del municipiodonde hubo coincidencia que reprobaron con cero.


La presencia de la pareja de motociclistas y el móvil que habían comenzado a recorrer el barrio cuando se iniciaron las gestiones, ha decaído notablemente. Los caminantes siguen apostados en las avenidas o en comercios puntuales sin recorrer las calles interiores.


El despunte de árboles que había comenzado, aunque en forma absolutamente desordenada, se está practicando a cuentagotas.


Y, como si todo esto fuera poco, la reunión prometida con el Secretario de Seguridad del municipio que, desde hace más de un mes se viene postergando y que se había asegurado la semana pasada que se realizaría este martes o miércoles pasado, no se concretó. El Secretario a cargo de la misma, Darío Ganduglia, sigue siendo un hombre sin rostro para nosotros.


Para colmo de males, se hicieron presentes en forma espontánea el titular de la Comisaría 2º, Comisario Palominos con el jefe de calle de la misma, Ppal. Di Renzo y ante el interrogatorio de los vecinos, solo pudieron argumentar falta de recursos o responsabilidades ajenas a su jurisdicción.


La opinión general de los presentes fue que la única seguridad que tenemos es que sigue actuando la delincuencia con total impunidad. Que los últimos hechos producidos así lo demuestran y que los malhechores actúan con absoluta despreocupación, en los lugares más expuestos y en los horarios menos pensados. Y que, si bien terminamos con bronca y desilusión ante el desamparo de una policía local que sigue ausente y otra provincial que se pierde en los vericuetos de la burocracia con un único resultado final que es la desprotección, no bajaremos los brazos y seguiremos movilizados, organizados y reclamando en la calle y en los despachos oficiales.


El ataque al fiscal Cartasegna demuestra que las mafias y la delincuencia se mueven cómodamente como si tuvieran protegidas sus espaldas y sin ningún temor a quienes están a cargo de la seguridad. Si un funcionario con rango de fiscal puede ser atacado con el osadía y la reincidencia con que lo hicieron, que queda para nosotros los vecinos de a pie.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s