Descontrol nocturno en La Plata: el caso del barrio de 59 y 19

-Por vecinos autoconvocados del barrio-

 

En la última década y media viene ocurriendo un fenómeno por demás perturbador en los barrios semicéntricos de La Plata que se ha ido intensificando. Los empresarios de la noche se han desplazado del microcentro a los barrios semicéntricos. Este fenómeno inicia una expansión del desorden nocturno y una multiplicación de estos emprendimientos debido a los menores costos de alquiler y a la nueva moda de convertir zonas antaño tranquilas y apacibles en espacios “cool” para la diversión nocturna masiva.

Las perturbaciones que generan estos bares-discotecas son de la más diversa índole, no limitándose a la contaminación sonora. Las frecuentes riñas, el movimiento masivos de jóvenes en estado de ebriedad por las madrugadas, la aparición de “trapitos” y las consecuentes peleas por el control de la cuadra, suciedad de toda clase, los automóviles mal estacionados con el volumen de la música en la estratósfera, filas de taxis en lugares no habilitados y un largo etcétera. El impacto de este complejo de perturbaciones se ve agravado por la fisonomía de estos barrios, en general mayormente constituido por viviendas unifamiliares en planta baja con puertas y ventanas sobre la línea municipal de la vereda.

El restobar “El Rincón de los Amigos” o “El rincón” (o “Circus” según su habilitación) ubicado en calle 59 N° 1177, casi esquina 19 es un caso paradigmático. El local se encuentra habilitado como cafetería y resto-bar, detalle no menor, ya que este tipo de emprendimientos suele obtener habilitación para ese rubro debido a que no se pueden habilitar discotecas grandes en la zona, y entonces lo que hacen es tergiversar ad posteriori esa habilitación para comenzar a funcionar como verdaderas discotecas.

sss
Patrullero de Control Urbano realizando inspección con el local vacío el 24-4-2018

Pero más grave aun, resulta el hecho de que en este caso la habilitación en sí se encuentra viciada de irregularidad, pues la ordenanza municipal N° 10.799 (Art. 13 inciso d, también véase art. 2)  que reglamenta la actividad nocturna es muy clara y taxativa en cuanto a que no deben habilitarse este tipo de actividades a menos de 200 metros de establecimientos educativos, y este local es vecino del colegio Príncipe de Paz.

Una acción judicial colectiva de amparo ambiental se inicia en 2013, en base al artículo 28 y 57 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, en conjunto por los vecinos de este local y de otros barrios con idéntica problemática, con la ayuda de un diputado provincial que brinda un abogado a tal efecto. El municipio resultó vencido en primera instancia, en la Cámara Contencioso Administrativa y por último también en la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, que urgió a la autoridad municipal a que tome inmediatas medidas y revise las habilitaciones (NEGRELLI Oscar Rodolfo y otros C/ MUNICIPALIDAD DE LA PLATA S/AMPARO). Ello obligó a la gestión municipal del por entonces intendente Pablo Bruera a clausurar, entre otros, al boliche en cuestión: El Rincón de los Amigos (por entonces denominado Circus).

ss.JPG
Ventana de vecino tapiada para evitar los ruidos provenientes del local nocturno.

Sin embargo, los titulares del mismo, con total desparpajo arrancaron las fajas de clausura, por lo cual recibieron una sanción de multa por parte del Juzgado de Faltas, que por supuesto, tampoco cumplieron. A pesar de la irregularidad de la ubicación, de estos antecedentes contravencionales, de las denuncias escritas de los vecinos, y del fallo de la Suprema Corte, la gestión que comienza en diciembre de 2015 a cargo del intendente Julio Garro renueva la habilitación al establecimiento. Y no solo eso: increíblemente el diputado provincial (por entonces opositor) que había ayudado a coordinar la acción de amparo, Oscar Negreli, actual jefe de gabinete municipal, al ser informado por los vecinos de esta situación en su nueva función hace completamente oído sordo al reclamo y se desentiende del caso.

Ante la más absoluta inacción del área de control urbano, los vecinos inician un nuevo reclamo administrativo en 2017, pero esta vez ante la Defensoría Ciudadana. La defensora ciudadana muestra algo de pudor y pide una serie de informes al área de Control Urbano (hoy denominada Secretaria de Convivencia y Control Ciudadano) que se muestra renuente y elusiva. En vez de realizar inspección los días denunciados que el local funciona (martes, jueves, viernes, sábado) increíblemente se apersonan los inspectores justamente un día miércoles, haciendo un mero y escueto control documental. Ante la insistencia del pedido de informe por parte de la Defensoría Ciudadana, se apersonan inspectores uno de los días denunciados, pero a las 23 hs., un horario en el que obviamente ningún local del país funciona como discoteca. Este hecho documentado ubica a los funcionarios al borde de dejar documentado su propio delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

ss
Frente del local nocturno el Rincón de los Amigos, con impactos de bala en sus vidrios.

Ante la falta de obtención de resultados concretos por parte de la Defensoría Ciudadana, los vecinos de 59 y 19 salen a la calle a realizar una protesta pacífica, hecho reflejado en diversos medios locales y en el diario de mayor tirada de la ciudad. Desde el Municipío se limitan a hacer una descripción lavada del problema y a prometer (como todas las gestiones anteriores) realizar una zonificación especial para actividades nocturnas, cosa que jamás se cumple.

 

En enero de 2018 la Secretaria de Convivencia y Control Ciudadano se ve obligada por la Defensoría a realizar la inspección en uno de los días y horarios denunciados. Si bien el acta omite describir el caos en las inmediaciones, al medir los decibeles se halla que están por encima de lo tolerable según la ordenanza de emisiones sonoras (Ordenanza N° 7845). Esto da lugar a la intervención del Juzgado de Faltas N° 5, a cargo de Fernando Centeno quien, en vez de aplicar la sanción que corresponde, “cajonea” el expediente. Finalmente, ante la desidia y la cadena de complicidades y encubrimientos, se recurre a efectuar la correspondiente denuncia penal (IPP N° 31010 /18, UFI N° 8 Departamento Judicial de La Plata).

A este derrotero se suma un nuevo capítulo, un local situado casi en frente del boliche El Rincón, que inicialmente realizaba eventos como cumpleaños o casamientos (Casa Frawens) ha decidido convertirse en discoteca de egresados de colegios de lunes a lunes (sí, todas las noches de la semana) durante los meses de octubre, noviembre y diciembre. La salud de los vecinos del barrio está en serio riesgo y ninguna autoridad se hace responsable si quiera de realizar los controles que permitan aminorar el impacto de estas actividades o evitar heridos de gravedad en las recurrentes riñas.

El futuro dirá si alguna vez el Estado se dignará a garantizar a trabajadores, ancianos, estudiantes y niños algo tan elemental para la vida como lo es poder descansar con cierta frecuencia, en esta ciudad que alguna vez se supo jactar de ser planificada. Por lo pronto, otra tragedia como la de Villa Gesell sobrevuela cada noche de descontrol en la ciudad de las diagonales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s